La devaluación y quita de retenciones beneficiaron al campo en U$S 8.000 millones

En economía se ha desarrollado una literatura referida a la llamada “maldición” de los recursos naturales. Se refiere a la paradoja de que muchos países bien dotados por la naturaleza no han logrado un desarrollo económico significativo. Los países petroleros son un claro ejemplo al respecto. En...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Beker, Víctor A.
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Belgrano. CENE. Centro de Estudios de la Nueva Economía 2016
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/7880
Aporte de:Repositorio Institucional - Universidad de Belgrano (UB) de Universidad de Belgrano Ver origen
Descripción
Sumario:En economía se ha desarrollado una literatura referida a la llamada “maldición” de los recursos naturales. Se refiere a la paradoja de que muchos países bien dotados por la naturaleza no han logrado un desarrollo económico significativo. Los países petroleros son un claro ejemplo al respecto. En el caso de la Argentina, aquella “maldición” tiene una particular expresión. La abundancia de tierras fértiles se ha traducido en una facilidad para la producción agropecuaria de clima templado. Históricamente, la Argentina ha sido uno de los principales exportadores de dichos productos. Pero -y aquí radica la “maldición”- esos mismo bienes son los que, con la excepción de la soja, constituyen el núcleo de la canasta de consumo de la población. Por lo tanto, un aumento de los precios del trigo, el maíz, el girasol o la carne vacuna es una buena noticia para los productores, pero una mala para los consumidores.