Estudio de la distribución tisular de insulina endógena en la rata. Su concentración en mitocondrias hepáticas

La insulina es una hormona polipeptídica sintetizada en el páncreas de los vertebrados, implicada en multitud de procesos metabólicos esenciales. La acción de la insulina se inicia con su unión a su receptor en la membrana plasmática, desencadenando una serie de reacciones intracelulares en...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Martucci, Lucia Camila
Otros Autores: Juan Carlos Cresto
Formato: Tesis
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Belgrano Facultad de Ciencias Exactas y Naturales 2012
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/661
Aporte de:Repositorio Institucional - Universidad de Belgrano (UB) de Universidad de Belgrano Ver origen
Descripción
Sumario:La insulina es una hormona polipeptídica sintetizada en el páncreas de los vertebrados, implicada en multitud de procesos metabólicos esenciales. La acción de la insulina se inicia con su unión a su receptor en la membrana plasmática, desencadenando una serie de reacciones intracelulares en las que interviene una variedad de enzimas y sustratos. Además, parte de la insulina es internalizada en las células, donde es degradada fundamentalmente por la acción de la enzima degradante de insulina (EDI), que se encuentra presente en diversos organismos procariotas y eucariotas. En el interior celular, la insulina está asociada a EDI y una fracción de la hormona no se encuentra degradada. La insulina endocitada se dirige a distintos compartimentos subcelulares, como el endosoma, proteasoma, núcleo, retículo endoplasmático y membrana celular. Se ha determinado que la asociación de la insulina y EDI es esencial en algunas funciones intracelulares de la hormona, como la inhibición de la β-oxidación de ácidos grasos en los peroxisomas y la degradación proteica en el proteasoma. En invertebrados, como insectos, moluscos y nematodos existen péptidos símil insulina que actúan mediante mecanismos análogos a los existentes en vertebrados, y están involucrados en procesos relacionados con el desarrollo y la reproducción. Del mismo modo, se han identificado sustancias con características similares a la insulina en hongos, como Aspergillus fumigatus y Neurospora crassa, en el protozoo Tetyrahymena pyriformis y en la bacteria Escherichia coli, donde además se demostró que existe una respuesta metabólica al agregado de insulina de cerdo. En esta bacteria también se ha estudiado la degradación de insulina y se ha caracterizado una proteasa, denominada proteasa III, homóloga a EDI en su estructura y función degradante de insulina. Debido a las similitudes existentes entre las bacterias y las mitocondrias, también se estudió la degradación de insulina en estas organelas y se determinó que efectivamente poseen la capacidad de degradar esta hormona. Por lo expuesto, en este trabajo se estudió la distribución tisular de la insulina endógena en la rata, para lo cual se realizó una extracción ácido-alcohólica de insulina en páncreas, hígado, músculo y riñón. Además se aislaron las mitocondrias hepáticas y se determinó la concentración de insulina en dichas organelas. Para todo esto se desarrolló una técnica de radioinmunoanálisis que permitiera la cuantificación de insulina de rata de un modo confiable y reproducible. Además, se comprobó la presencia de insulina en mitocondrias mediante microscopía láser confocal. Las concentraciones determinadas en tejidos extrapancreáticos concuerdan con los datos bibliográficos y las concentraciones halladas en mitocondrias sugieren que no puede tratarse de una contaminación, ya que son equivalentes a los valores de insulina determinados en hepatocitos. Por otra parte las imágenes de microscopía confocal demuestran que la insulina y EDI se co-localizan en las mitocondrias. En base a los resultados obtenidos podría establecerse una nueva hipótesis sobre una función directa de la insulina a nivel mitocondrial, aún no considerada.