Prácticas educativas: entre lo individual y lo sociocultural. Breve ensayo sobre los conocimientos psicológicos en la enseñanza

Hace ya más de treinta años que, en mi calidad de psicólogo y docente, vengo haciendo y pensando en el campo de la educación. Por diversas circunstancias, algunas buscadas de manera explícita y otras por sorpresa, he intervenido –en mayor o en menor grado– en casi todos los niveles, en varia...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Temporetti, Félix
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Belgrano. Facultad de Humanidades. Proyectos de Investigación 2014
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/2992
Aporte de:Repositorio Institucional - Universidad de Belgrano (UB) de Universidad de Belgrano Ver origen
Descripción
Sumario:Hace ya más de treinta años que, en mi calidad de psicólogo y docente, vengo haciendo y pensando en el campo de la educación. Por diversas circunstancias, algunas buscadas de manera explícita y otras por sorpresa, he intervenido –en mayor o en menor grado– en casi todos los niveles, en varias ramas y en dispares ámbitos socioeconómicos y culturales en los cuales se organiza la educación.(2) Es en el marco de este recorrido profesional que pretendo reflexionar sobre la cuestión de la enseñanza. Desde mi punto de vista, siempre se enseña para que otros aprendan, aunque bien es cierto que muchos docentes, sobre todo en la educación superior, se ocupan de enseñar y dejan el aprender bajo la casi exclusiva incumbencia y responsabilidad de los alumnos. Sea como fuere, en ambas situaciones está comprometida, con mayor o menor grado de conciencia, una concepción o creencia –científica o popular– sobre el sujeto que aprende y el docente que enseña. Es que nuestra forma de enseñar –como nos lo recuerda Linaza (2003)– “está íntimamente vinculada al modo como concebimos el conocimiento, a cómo concebimos a quién aprende y al proceso mediante el que se puede transmitir dicho conocimiento a otro ser humano” (Linaza, 2003:109). Quienes estamos persuadidos de esta estrecha relación entre enseñar y aprender sabemos que dicha tarea es una mezcla de arte y ciencia, de intuición y lógica, de previsión y sorpresa. ¿Cómo enseñar para que los alumnos aprendan de manera efectiva? O, en una formulación más amplia: ¿cómo tener éxito en la tarea de educar?