Participación libre e igualitaria. Democratización partidaria y legitimación de candidaturas: la trilogía de la reforma política en América Latina

A partir de la década de los 80´, pero particularmente en los 90’, en América Latina, se comenzó a preconizar la necesidad de contrarrestar la crisis integral de la política que asola a este continente, a través de la realización de modificaciones legales en la estructura institucional de los pa...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Gallo, Adriana
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Belgrano . Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria (RLCU). Centro Latinoamericano de Estudios Avanzados (CLEA) 2013
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/2014
Aporte de:Repositorio Institucional - Universidad de Belgrano (UB) de Universidad de Belgrano Ver origen
Descripción
Sumario:A partir de la década de los 80´, pero particularmente en los 90’, en América Latina, se comenzó a preconizar la necesidad de contrarrestar la crisis integral de la política que asola a este continente, a través de la realización de modificaciones legales en la estructura institucional de los países en el ámbito constitucional, como también en el marco determinado por las leyes de partidos y las leyes electorales (Alcántara Sáez, 2002). El objetivo principal de las enmiendas políticas que tuvieron lugar durante los 80’ y 90’, en la mayoría de los casos, fue atenuar aquellos rasgos que eran concebidos como los causantes de la falta de representatividad y superar el rechazo hacia los partidos y a los dirigentes incorporados a los órganos institucionalizados de poder político formal. En orden a esto último ha surgido una tendencia a subrayar la necesidad de que los partidos políticos realizaran una adaptación, tanto en lo interno como en lo externo, para generar un espacio de confianza y credibilidad para el electorado neutral. En este contexto, ha emergido un impulso hacia la introducción de mecanismos tendientes a una mayor inclusión de actores en el proceso de toma de decisiones partidarias, que sentaron las bases para que las reformas institucionales de las décadas pasadas se orientaran hacia fórmulas que contemplaran cuestiones como eliminación del monopolio partidario en la nominación de candidatos, internas abiertas, financiamiento de partidos políticos, eliminación de listas sábanas, flexibilidad para la constitución de nuevos partidos, etc. (Muñoz, 2002), postulando que estos cambios institucionales permitirían colaborar con la resolución de los problemas de representatividad de los partidos políticos.