Medicion de la productividad primaria neta en mallines del noroeste de patagonia, mediante metodos destructivos y no destructivos

Importancia ecológica y productiva de los mallines La Patagonia es una gran región entre árida y semiárida, donde la principal actividad pecua...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Varano, Laura
Otros Autores: Guillermo L. Siffredi
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Belgrano . Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y de Salud 2013
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/1633
Aporte de:Repositorio Institucional - Universidad de Belgrano (UB) de Universidad de Belgrano Ver origen
Descripción
Sumario:Importancia ecológica y productiva de los mallines La Patagonia es una gran región entre árida y semiárida, donde la principal actividad pecuaria es la cría extensiva de ganado ovino, bovino y caprino. Ésta se realiza en estepas, que cubren la mayor parte de la región, y en mallines, que ocupan un bajo porcentaje de la superficie pero en cambio tienen una muy alta productividad. Dada la importancia de estos últimos, es necesario medir su productividad a través de métodos sencillos y rápidos. En el año 2000, un estudio de Bran et al. definió varias áreas ecológicas en la Patagonia según su clima, altura y relieve. De Oeste a Este se diferencian Cordillera, Precordillera, Sierras y Mesetas Occidentales, Meseta Central y Monte. El presente trabajo fue desarrollado en el área ecológica de Sierras y Mesetas Occidentales, donde la temperatura media anual es de entre 8°C y 10°C y las precipitaciones se concentran en otoño e invierno, variando entre 400 y 200 mm anuales. Sobre la mayor parte de la región se desarrolla una vegetación de estepa, donde las especies dominantes pueden ser pastos (géneros Stipa, Poa y Festuca, entre otros), arbustos (géneros Mulinum, Senecio, Nassauvia, Adesmia y Schinus), o una combinación entre ambos (León et al., 1998). Si bien este tipo de praderas ocupa una gran superficie, su productividad es baja, variando entre 50 y 1.000 Kg MS / ha año (Siffredi, 2005). Los mallines, por el contrario, ocupan solamente de un 2% a un 8% de la región, pero se estima que su productividad es de 10 a 20 veces mayor que la de la estepa. Se encuentran en los sectores bajos del paisaje, sobre las cuencas de ríos y arroyos. Esto permite que tengan una mayor humedad en el perfil del suelo, con napas freáticas muy cercanas a la superficie. De este modo se favorece el desarrollo de una vegetación de pradera, representada principalmente por Juncus balticus, Poa pratensis, Festuca pallescens, y algunas hierbas como Trifolium repens (trébol blanco) y Taraxacum officinale (diente de león) (Marcolín et al., 1978). Existen varias maneras de clasificar a los distintos tipos de mallines, ya sea según su humedad, salinidad u otras características. Una de las clasificaciones más utilizadas es la definida por Boelcke en 1957, basada en la humedad presente en la pradera. De esta manera se diferencian tres zonas: una central o húmeda, donde las especies dominantes son J. balticus y P. pratensis; una intermedia o subhúmeda, dominada por F. pallescens con presencia de J. balticus; y una periférica o seca, con matas tanto de F. pallescens como de especies propias de la estepa (fig. 1).