La ciencia en busca de la sabiduría

Resumen: El presente artículo busca presentar el modo adecuado en que debe darse el diálogo entre la ciencia y la filosofía. En un breve recorrido histórico se mostrará que la ciencia, en el formato que hoy tiene, atravesó por siglos un período de crianza y tutelaje de la filosofía, acaso indispensa...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Beltrán, Oscar Horacio
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad Católica San Pablo de Arequipa 2019
Materias:
Acceso en línea:https://repositorio.uca.edu.ar/handle/123456789/4964
Aporte de:Repositorio Institucional de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Universidad Católica Argentina Ver origen
Descripción
Sumario:Resumen: El presente artículo busca presentar el modo adecuado en que debe darse el diálogo entre la ciencia y la filosofía. En un breve recorrido histórico se mostrará que la ciencia, en el formato que hoy tiene, atravesó por siglos un período de crianza y tutelaje de la filosofía, acaso indispensable para su posterior consolidación. En la Modernidad adquirió el peso específico suficiente para emprender un camino autónomo, pero que desde el punto de vista histórico fue planteado como un cisma en conflicto con la cosmovisión tradicional. La ciencia rechazó así las luces de la antigua sabiduría y se procuró una nueva visión que ahora se volvía dependiente de la ciencia misma. Esa filosofía a medida de la ciencia finalmente condujo a un callejón sin salida, y la ciencia optó por arreglarse sola. La crisis subsiguiente provocó el renacer de la disciplina filosófica, y entre las diversas actitudes que se definen a partir de allí, la más sensata y promisoria ha sido la que propone la línea de estudios inspirada en el realismo metafísico y epistemológico de Santo Tomás, cuyo representante más distinguido fue Jacques Maritain. Desde esta tradición se mostrará que la búsqueda de la sabiduría es un paso necesario para que la ciencia tenga un sustento lógico firme y se defienda de la arbitrariedad o la ideología. Pero además, es una tarea propia de todo hombre, que reclama un sentido último para su vida.