Las fuentes jurídicas romanas en Santo Tomás de Aquino

Resumen: Santo Tomás trata este tema De iustitia en la q. 58 de la II-II de la Summa Theologica. En el artículo trata el problema de «si está bien definida la justicia diciendo que es "la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno su derecho"». Precisamente lo que está poniendo en...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Di Pietro, Alfredo Gustavo
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Pontificia Universidad Católica Argentina. Facultad de Filosofía y Letras 2021
Materias:
LEY
Acceso en línea:https://repositorio.uca.edu.ar/handle/123456789/12669
Aporte de:Repositorio Institucional de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Universidad Católica Argentina Ver origen
Descripción
Sumario:Resumen: Santo Tomás trata este tema De iustitia en la q. 58 de la II-II de la Summa Theologica. En el artículo trata el problema de «si está bien definida la justicia diciendo que es "la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno su derecho"». Precisamente lo que está poniendo en estado de cuestión, si bien la atribuye a los iurisperiti, es la definición de Ulpiano: Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuere (Dig. I 10 pr.; repetida en las Institutas de Justiniano, I 1 pr.). Estamos acá frente a la definición que la tradición anterior, incluida la patrística, había venido dando de esta virtud. En tal sentido, repitieron mucho la fórmula de Cicerón: Iustitia est habitus animi, communi utilitate servata, suam cuique tribuens dignitatem (De invent. II. 53: «la justicia es el hábito del alma, al servicio de la utilidad común, de dar a cada uno su dignidad»'). Pero Santo Tomás, también cita la definición de Aristóteles, para quien la justicia es «el hábito que dispone a algunos a obrar lo justo y con el que realizan y quieren las cosas justas» (Eth. Nic. V 1: 1029 a 3ss.).