Materialismo dialéctico y totalitarismo

Hay una conexión necesaria entre el monismo, tanto de tipo espiritualista como de tipo materialista, y el totalitarismo. El monismo niega las diferencias genéricas, específicas e individuales y reduce toda la realidad a un único ser, que, por eso mismo, tiene que existir en fuerza de su propia es...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Derisi, Octavio Nicolás
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Pontificia Universidad Católica Argentina. Facultad de Filosofía y Letras 2022
Materias:
Acceso en línea:https://repositorio.uca.edu.ar/handle/123456789/14197
Aporte de:Repositorio Institucional de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Universidad Católica Argentina Ver origen
Descripción
Sumario:Hay una conexión necesaria entre el monismo, tanto de tipo espiritualista como de tipo materialista, y el totalitarismo. El monismo niega las diferencias genéricas, específicas e individuales y reduce toda la realidad a un único ser, que, por eso mismo, tiene que existir en fuerza de su propia esencia, a se, y ser Dios. El monismo espiritualista reduce la realidad individual -material y espiritual- a instancias puramente fenoménicas del desenvolvimiento de un principio enteramente espiritual. Tal, por ejemplo, el idealismo trascendental de Hegel, en el que culmina el monismo espiritualista: mediante un proceso, dialéctico de manifestaciones contrarias -a que se reducen los diferentes objetos materiales y el propio hombre- la única realidad, enteramente trascendental e impersonal la Idea, se desarrolla de un modo necesario en busca de la plena conciencia de sí. No de otro modo, el monismo materialista, sobre todo en su forma marxista dialéctica actual, reduce la realidad a pura materia, la cual se desenvuelve en un proceso dialéctico necesario, creando a la vez una ideología -social, jurídica y filosófica- que no es sino una superestructura correspondiente al momento dialéctico, de aquella única verdadera estructura de la realidad, que es la materia,. Para el monismo, tanto espiritualista como materialista, lo individual no cuenta. La verdadera realidad es única y absoluta, trascendente d,,, lo individual, el cual está reducido a una pura apariencia y medio de evolución de aquélla...