Administración, teorías y metáforas

Este trabajo parte de la conjetura que estamos viviendo una época de desvanecimiento de la Administración como tecnología social relevante y cierto desprecio académico hacia el Administrador como practicante de esa tecnología. El trabajo está particularmente enfocado hacia las teorías de la organiza...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Pavesi, Pedro
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) 2009
Materias:
Acceso en línea:http://dspace.uces.edu.ar:8180/xmlui/handle/123456789/490
Aporte de:Repositorio Institucional (UCES) de Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) Ver origen
Descripción
Sumario:Este trabajo parte de la conjetura que estamos viviendo una época de desvanecimiento de la Administración como tecnología social relevante y cierto desprecio académico hacia el Administrador como practicante de esa tecnología. El trabajo está particularmente enfocado hacia las teorías de la organización que aparecen invadiendo el campo tecnológico de la Administración desde su particular punto de vista. Se sostiene que dichas teorías son demasiado débiles para brindar un desarrollo importante e integral de la Administración y que, por otra parte, la Administración recurre a otras disciplinas científicas tan importantes como las teorías de la organización. De todos modos, el A dministrador debe producir hechos permanentemente y para ello recurrirá a las técnicas respaldadas suficientemente por las ciencias correspondientes. Pero si ellas no fuesen suficientes, el Administrador saldrá del paso de cualquier modo, recurriendo también a metáforas –como sostienen algunos teóricos de la organización en cuanto se refiere a sus propias teorías– o inventando teorías que deberían ser analizadas y convalidadas por la investigación científica. El trabajo se basa finalmente sobre el convencimiento que la Administración no ha muerto y que convertirla en un apéndice de las teorías de la organización, o desarrollar algunas de estas que simplemente no tienen en cuenta la Administración, es introducir el caballo de Troya del reduccionismo en nuestro campo.