¿El sadismo de Sade? Acerca de “Kant con Sade” de J. Lacan

Freud nunca leyó a Sade. En su biblioteca no había ninguna de las obras del marqués (Roudinesco, 2009: 81); y si bien podía interesarse por el “sadismo” –dado que el término ya se había instalado en el campo de las enfermedades y degeneraciones con la Psychopathia sexualis (1886) de Krafft-Ebing– lo...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Lutereau, Luciano
Formato: Artículo
Lenguaje:Español
Publicado: UCES - Editorial de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales 2013
Materias:
Acceso en línea:http://dspace.uces.edu.ar:8180/xmlui/handle/123456789/2061
Aporte de:Repositorio Institucional (UCES) de Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) Ver origen
Descripción
Sumario:Freud nunca leyó a Sade. En su biblioteca no había ninguna de las obras del marqués (Roudinesco, 2009: 81); y si bien podía interesarse por el “sadismo” –dado que el término ya se había instalado en el campo de las enfermedades y degeneraciones con la Psychopathia sexualis (1886) de Krafft-Ebing– lo cierto es que Freud no leyó más que la biografía de Albert Eulenburg (publicada en 1901)… mientras que de Lacan podría decirse todo lo contrario.