Servirse del Nombre del Padre

En tiempos en que algunos de los rasgos de la época postulan lo efímero, la segregación, el todo y el ya como promesa de completud; estar adolescente se vuelve algo así como caminar por la cuerda floja. Escuchar adolescentes en la práctica clínica permite ubicar algunos puntos de amarre y desamarre....

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Knodel, Griselda
Formato: Artículo revista
Lenguaje:Español
Publicado: Centro Universitario Regional Zona Atlántica 2018
Materias:
Acceso en línea:http://revele.uncoma.edu.ar/index.php/psicohormiguero/article/view/1949
Aporte de:R de Universidad Nacional del Comahue Ver origen
Descripción
Sumario:En tiempos en que algunos de los rasgos de la época postulan lo efímero, la segregación, el todo y el ya como promesa de completud; estar adolescente se vuelve algo así como caminar por la cuerda floja. Escuchar adolescentes en la práctica clínica permite ubicar algunos puntos de amarre y desamarre. En psicoanálisis, la clínica se trata de una experiencia de discurso, en la que algún sujeto pueda advenir, como efecto del análisis. El analista, sostenido en su deseo de analista, se juega a que, como dice Freud, el síntoma hable en la sesión, y por esto se trata de una escucha. Adolescentes que hablan de las marcas y el cuerpo, lo cual abre una interrogación por el lugar del Padre en la Estructura: intentaremos pensar cómo se conjugan estos elementos. El psicoanálisis nos permite abordar la adolescencia como un hecho lógico de Estructura: Segundo Despertar Sexual, en el que se conmocionan los significantes fundamentales de la constitución Psíquica ocurrida en la Infancia. Según cómo cada quien haya transitado los tiempos Constitutivos, en qué posición respecto de la Ley, el Goce y el Deseo, se ha ubicado, tendremos una posición de sujeto que transitará este tiempo adolescente.