La sublimación y el jugar. Acercamiento teórico a los procesos de simbolización en niños y adolescentes

Cada marco teórico da cuenta, en su recorte, de una dimensión posible respecto del funcionamiento del aparato psíquico, delineando desde los fundamentos teórico-clínicos sus alcances y sus límites. Desde allí, establecer el estatuto de la sublimación y el jugar en su relación con los procesos de sim...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: Mirc, Andrea, Gaudio, Roxana E.
Formato: Artículo acceptedVersion
Lenguaje:Español
Publicado: 2017
Materias:
Acceso en línea:https://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.9913/pr.9913.pdf
Aporte de:Memoria Académica - FaHCE (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:Cada marco teórico da cuenta, en su recorte, de una dimensión posible respecto del funcionamiento del aparato psíquico, delineando desde los fundamentos teórico-clínicos sus alcances y sus límites. Desde allí, establecer el estatuto de la sublimación y el jugar en su relación con los procesos de simbolización en niños y adolescentes supone sostener una cierta concepción en torno al funcionamiento de la psique, respecto de la legalidad que la rige y de sus posibilidades de producción, que el mismo juego en su despliegue posibilita develar. Abordar una indagación sobre la sublimación, el jugar y los procesos de simbolización supone considerar los modos defensivos en la infancia y los modos de organización del psiquismo vinculados a la apropiación, el dominio y la elaboración de un campo social que involucra el deseo de nuevos conocimientos y la salida a la lógica compartida. Las modalidades lúdicas, propias de cada época, dadas en el marco de una determinada cultura, se presentan como una de las vías posibles que vehiculizan y transmiten modos de inscripción de las coordenadas tempo-espaciales. En esa línea, el jugar como zona de descanso de las exigencias psíquicas, extrañado de la realidad espacio-temporal pero a condición de su instalación, se puede convertir en un acto de simbolización si en ese hacer mismo se produce una transformación en los procesos defensivos primarios de inmediatez y descarga pulsional.