Filosofar y vivir

Es de antiguo conocida la tesis que presenta al filosofar como enemigo del vivir, o más aún, como su pálido y fatal íncubo. Este concepto del filosofar se plasma de variadas maneras en la imaginería común, la más antigua es aquella que lo representa como perdido en una niebla de abstracciones mientr...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Pousa, Narciso
Formato: Articulo
Lenguaje:Español
Publicado: 1959
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/92428
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:Es de antiguo conocida la tesis que presenta al filosofar como enemigo del vivir, o más aún, como su pálido y fatal íncubo. Este concepto del filosofar se plasma de variadas maneras en la imaginería común, la más antigua es aquella que lo representa como perdido en una niebla de abstracciones mientras ignora las más elementales experiencias de la vida; otra, también muy común, es la imagen que presenta al filósofo en el balance final de una vida perdida en especulaciones sin darse cuenta que el vivir espontánea e inocentemente era el secreto de la sabiduría; en definitiva, el filosofar lleva consigo un no-vivir, o lo que es lo mismo, una existencia poblada de abstracciones que son un remedo de la vida. La filosofía es un conocimiento ineficaz. Tesis semejante —que tiene una literatura copiosa—, que corresponde a todo un modo de concebir la filosofía y de valorar sus logros. Mas tiene su origen en la exigencia que toda filosofía comporta, de modificar la actitud con que quien filosofa actúa en la vida.