“Lo que pasa es que usted tiene la reja adentro”: etnografía y cuerpos en una cárcel rionegrina

La Unidad Penal N°3 se encuentra a una distancia de 15 cuadras del llamado “Centro Cívico” de Bariloche, lugar que funge como emblema de la ciudad denominada por algunos sectores como “la Suiza argentina”. Si bien en esta presentación no ahondaré en el tema del espacio, sí destaco que el mismo es t...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Tomás, María Marcela
Formato: Objeto de conferencia
Lenguaje:Español
Publicado: 2018
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/82637
http://jornadassociologia.fahce.unlp.edu.ar/x-jornadas/actas/TomasMarcelaPONmesa47.pdf
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:La Unidad Penal N°3 se encuentra a una distancia de 15 cuadras del llamado “Centro Cívico” de Bariloche, lugar que funge como emblema de la ciudad denominada por algunos sectores como “la Suiza argentina”. Si bien en esta presentación no ahondaré en el tema del espacio, sí destaco que el mismo es tematizado desde diferentes actores –internos, personal del establecimiento, organismos de derechos humanos, pastoral penitenciaria, poder judicial- como un “problema”. Las dimensiones del mismo incluyen el hacinamiento, la falta de higiene, la precariedad de las instalaciones de servicio (luz, gas, cloacas), y las rivalidades entre internos. Más allá de la diversidad de sentidos que se relacionan con el problema, todos se encuentran atravesados por una obviedad que no se problematiza: la experiencia de la corporalidad. Me interesa entonces poner foco en esa obviedad, comprender la propia experiencia corporal en esas “visitas” al penal y la experiencia corporal de quienes se encuentran en situación de encierro. Metodológicamente, este trabajo implicaba una particularidad respecto de otras situaciones de campo: la libertad de ingresar y salir del establecimiento que me oponía a quienes se encontraban privados de tal derecho. Esta última constituyó uno de los mayores desafíos para el trabajo de campo: La permanencia prolongada se restringía a algunas horas y en un segmento del día acotado entre las diez de la mañana y las seis de la tarde algunos días de la semana. Comparto fragmentos de diferentes momentos del trabajo de campo cuyo análisis permite registrar y comprender situaciones de encuentro en donde las experiencias de los cuerpos se manifiestan en el discurso, y a la vez dan cuenta de la insuficiencia del lenguaje para expresar las mismas.