Proyectar, gestionar, habitar : El rol del arquitecto en el Estado

Desde el 2003 en adelante es evidente la fuerte reactivación de la Obra Pública por la que está atravesando nuestro país. Indicadores de dicha reactivación son las obras realizadas en el territorio del área metropolitana de la Provincia Buenos Aires y del resto del País, obras de infraestructura, de...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: Sanmiguel, Damián, D'Angeli, Liliana, Rodriguez Lazzarino, María Victoria, Isingrini, Laura, Chudnovsky, Santiago
Formato: Objeto de conferencia
Lenguaje:Español
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/51820
http://congresos.unlp.edu.ar/index.php/CA/CA2015/paper/view/2950/712
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:Desde el 2003 en adelante es evidente la fuerte reactivación de la Obra Pública por la que está atravesando nuestro país. Indicadores de dicha reactivación son las obras realizadas en el territorio del área metropolitana de la Provincia Buenos Aires y del resto del País, obras de infraestructura, de equipamiento urbano, viviendas, mejoramientos de viviendas y obras complementarias para el mejoramiento del hábitat han sido y están siendo construidas intentando actuar en tejidos urbanos consolidados, en asentamientos precarios, en villas, en zonas semiurbanas o rurales1. Uno de nuestros primeros trabajos indagatorios se centró en la urbanización de Villa Tranquila del Partido de Avellaneda. La misma se formó sobre terrenos inundables, de propiedad fiscal, promediando el año 1936. Hemos recorrido todo su proceso de urbanización a través de mejoras de las viviendas existentes, la relocalización y construcción de viviendas nuevas. Para ello nos hemos valido de datos cuantitativos y, fundamentalmente, de datos cualitativos resultantes de las entrevistas realizadas a profesionales de la disciplina abocados a la urbanización de villas. En Villa Tranquila se puede observar una articulación de políticas de estado en las cuales confluyen intervenciones que son, generalmente, propuestas diseñadas por el organismo municipal, provincial y financiadas por el Estado Nacional y en particular por la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda. Es la relación entre estas tres jurisdicciones del “Estado” lo que posibilita que estas obras se concreten. Y esa relación interjurisdiccional está basada en sus administraciones y estas, a su vez, asociadas a la noción de “burocracia”, vehículo ineludible para la gestión y concreción de cualquier emprendimiento. Es aquí donde aparecen los interrogantes iniciales que motivaron esta investigación, ¿Cuál es la estructura de las distintas agencias burocráticas intervinientes? ¿Cómo se desarrolla la actividad burocrática interpretada como un sistema operativo? ¿Hace del Estado un lento y pesado aparato que conspira contra la eficacia y la eficiencia? ¿Cuál es el impacto de la burocracia en los procesos necesarios para la ejecución de Planes y Programas? ¿Es la burocracia un capital simbólico del Estado,