Con in-tensiones de aprehender

Los espacios de la historia son proyectados en gran parte con imágenes. Estas son constitutivamente conflictivas, siendo en principio creadas en tensión al menos entre: lo que quieren presentar y lo que re-presentan. Pero acotadas a lo que simplemente vemos en ellas también solemos olvidar que no...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: San Filippo, Luis
Formato: Objeto de conferencia
Lenguaje:Español
Publicado: 2014
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/43323
http://congresos.unlp.edu.ar/index.php/EDIHDAC/VIEDIHDAC/paper/view/1863/414
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:Los espacios de la historia son proyectados en gran parte con imágenes. Estas son constitutivamente conflictivas, siendo en principio creadas en tensión al menos entre: lo que quieren presentar y lo que re-presentan. Pero acotadas a lo que simplemente vemos en ellas también solemos olvidar que no son ingenuamente autónomas. Ya que mental y materialmente somos sujetos productores/críticos de esas descripciones/interpretaciones; y que con nuestros propios valores instauramos otras tensiones. Al mirarlas para interpretar los espacios producidos, como instrumentos de proyecto histórico, merecen nuestra atención, para no anular estas y otras tensiones presentes. La vida nos pone como sujetos al momento de decidir frente a tensiones: entre lo previsible y lo imprevisible. ¿Qué implican estas tensiones? ¿Quienes las instauran? ¿Qué significa sostener, anular u obviar una tensión? Son algunos interrogantes posibles con los que trabajamos desde nuestro taller. Así, docentes/estudiantes, nos predisponemos como sujetos en equipo, a la constante revisión crítica de los presupuestos teóricos/metodológicos llevados adelante por el taller en la experiencia propia de la práctica. Tomando la instrumentación y bibliografía propia del trabajo del taller, mostrare modos posibles al trabajar con imágenes, sin anular otros modos, pues tal demostración anularía el sentido mismo del modo propuesto: sostener tensiones.