Madre, hija, mujer

El tema madre, hija, mujer, lo pensé vinculado al tema del estrago, por cuestiones que quizás más adelante se esclarezcan. Ahora bien, el tema del estrago es muy amplio. En Lacan hay diferentes maneras de tomarlo. Son momentos distintos de su enseñanza y que corresponden a contextos diferentes. Pa...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Marchetto, Luciano
Formato: Articulo
Lenguaje:Español
Publicado: 2014
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/39385
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:El tema madre, hija, mujer, lo pensé vinculado al tema del estrago, por cuestiones que quizás más adelante se esclarezcan. Ahora bien, el tema del estrago es muy amplio. En Lacan hay diferentes maneras de tomarlo. Son momentos distintos de su enseñanza y que corresponden a contextos diferentes. Para empezar, saben que se suele traducir al término francés ravage por estrago, aunque también podría traducirse por devastación. En francés el término proviene del latín: rapire que significa rapto, captura de algo con violencia. Al mismo tiempo ravage se refiere a un daño sin límites, como por ejemplo un sufrimiento devastador. La ventaja de traducirlo por devastación es el modo de llegar al único punto de cierta lógica que hay para entender el estrago, en el sentido de esa acción de devastación, que no tiene límites. Bien, este es un término que Lacan ha usado, no mucho sólo 3 o 4 veces, no pertenece al campo de los grandes conceptos del psicoanálisis como lo son: falo, castración, goce, etc. Sino que más bien es trabajar con el detalle. Es un hecho en la comunidad analítica que de pronto pequeñas frases, tienen una resonancia que hacen que los psicoanalistas se interesen, las comenten. <i>(Párrafo extraído del texto a modo de resumen)</i>