Las normas de excepción al ordenamiento urbano y territorial : Relaciones de correspondencia entre los condicionantes históricos, geográficos y sociales

En el transcurso de nuestra formación profesional y académica hemos advertido cómo el mundo jurídico se divorcia poco a poco del origen social del derecho, e intenta dar soluciones y respuestas a los destinatarios del sistema jurídico desde una visión estrictamente formal. Es decir, el operador jurí...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Grahl, Sandra Nilda
Otros Autores: Fucito, Felipe
Formato: Tesis Tesis de doctorado
Lenguaje:Español
Publicado: 2008
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/1795
https://doi.org/10.35537/10915/1795
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:En el transcurso de nuestra formación profesional y académica hemos advertido cómo el mundo jurídico se divorcia poco a poco del origen social del derecho, e intenta dar soluciones y respuestas a los destinatarios del sistema jurídico desde una visión estrictamente formal. Es decir, el operador jurídico pretende realizar una actividad neutral y objetiva mediante la aplicación literal -si es posible- de las normas jurídicas y sólo recurre a las reglas de la interpretación normativa cuando la ambigüedad o vaguedad del texto normativo impide aquella aplicación. Este fenómeno se reproduce en todos los campos jurídicos, en algunos más estrictamente que en otros, pero en general existe un consenso ortodoxo en este sentido aun en aquellos juristas, profesores y operadores que se muestran más críticos al sistema. A partir de esta observación consideramos que el abordaje del tema de tesis, vinculado al tratamiento de las normas de excepción al ordenamiento urbano y territorial, carecería de sentido si sólo intentáramos dar cuenta de su pertinencia o validez desde el plano formal del derecho y con los distintos métodos de interpretación. En efecto, sabemos que la organización del territorio se sustenta en distintas lógicas que fijan pautas sobre el modo en que la población lo ocupa y utiliza sus recursos y la forma en que los grupos sociales para obtener las mejores ventajas de dicha ocupación. De ahí en más resulta indispensable la planificación e intervención estatal para evitar el uso irracional o inapropiado del suelo, agua y aire, esto se logra mediante las normas jurídicas de ordenamiento urbano y territorial.