Temperamento y bienestar : Efecto sobre la producción de bovinos de carne

Los bovinos con temperamento indócil ganan menos peso, producen carne mas dura, y presentan pérdidas por hematomas y abscesos en distintas áreas musculares, adquiridas durante el manejo y el transporte que deben eliminarse para comercializar. Las perdidas en argentina se estiman en 0,89 u$s por anim...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Vaca, R. J. A.
Formato: Articulo Revision
Lenguaje:Español
Publicado: 2010
Materias:
Acceso en línea:http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/11264
http://www.fcv.unlp.edu.ar/images/stories/analecta/vol_30_n2/Analecta_vol30_n2_2010_p.pdf
Aporte de:SEDICI (UNLP) de Universidad Nacional de La Plata Ver origen
Descripción
Sumario:Los bovinos con temperamento indócil ganan menos peso, producen carne mas dura, y presentan pérdidas por hematomas y abscesos en distintas áreas musculares, adquiridas durante el manejo y el transporte que deben eliminarse para comercializar. Las perdidas en argentina se estiman en 0,89 u$s por animal faenado siendo de 28 y 47 dólares para Estados Unidos, aumentando la preocupación por el bienestar de los animales. El temperamento se define como el conjunto de comportamientos de los animales relacionados con el hombre atribuido al miedo. Los test que miden temperamento evalúan el miedo, imitando condiciones peligrosas con las que se encuentran los animales en su ambiente de producción, para estandarizar la reactividad entre individuos. Algunos test restringen físicamente a los animales para evaluar su comportamiento, otros observan los animales en áreas grandes incluyendo interacción con el operador. Existen indicios de que es posible modificar la intensidad de las reacciones emocionales por manejo y selección, amansando los animales mediante procesos de habituación y de aprendizaje asociativo. Las medidas del temperamento tuvieron moderada a alta heredabilidad (h2= 0,54) cuando los test se realizaron al destete y baja (h2= 0,26) cuando se evaluaron nuevamente a los 18 meses de edad. Siendo el temperamento un carácter heredable que impacta sobre el bienestar animal y la producción bovina, el mismo puede utilizarse como criterio de selección. La selección por temperamento requerirá establecer un sistema de evaluación estandarizado e implementar buenas prácticas de manejo para reducir las perdidas económicas.