Concurso y quiebra en la sociedad anónima

La Argentina es uno de los países más inestables en cuanto a sus políticas económicas y de gobierno, ya que las fluctuaciones que se sufren día a día son muy significativas. Debido a esta situación al comenzar un nuevo emprendimiento, para fomentar la economía propia y de la nación, se deben tomar...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Quercetti, Gianina Cecilia
Otros Autores: Garrigós, Julio César
Formato: informe técnico report
Lenguaje:Español
Publicado: Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas 2009
Materias:
Acceso en línea:http://bibliotecadigital.uda.edu.ar/98
Aporte de:Biblioteca Digital de la Universidad del Aconcagua (UDA) de Universidad del Aconcagua - Mendoza Ver origen
Descripción
Sumario:La Argentina es uno de los países más inestables en cuanto a sus políticas económicas y de gobierno, ya que las fluctuaciones que se sufren día a día son muy significativas. Debido a esta situación al comenzar un nuevo emprendimiento, para fomentar la economía propia y de la nación, se deben tomar todas las precauciones posibles para evitar futuros fracasos. Si bien al iniciar un negocio la elección de una sociedad anónima como tipo societario forma parte de estas precauciones no siempre es un resguardo ante las viscisitudes de la economía. Numerosos emprendimientos, importantes e interesantes, no han tenido éxito, ya que la realidad económica y las políticas de gobierno arrasaron con ellos. Por ello desde hace ya varios años comenzó a tomar fuerza el concepto de Concurso y Quiebra. La misma economía que incentiva al emprendedor a crecer y formar su negocio, es la que lo lleva al pleno fracaso, no solo económico sino también personal. Renombrados escritores decían: “por algo estamos como estamos”. Lo que nos hace pensar que cada persona es la consecuencia de sus actos. Pero muchas veces existen corrientes más poderosas que el esfuerzo humano, que llevan al hombre al fracaso. En la argentina la economía es una lotería, algunos triunfan y otros son derrotados, pero aquí no solo cuenta el esfuerzo del emprendedor, el comerciante, que lucha día a día por sobrevivir en esta selva, creada por nuestro gobierno que cada día se esfuerza en incrementar su falta de credibilidad. Guiando a la población hacia un futuro incierto, en donde no se sabe como terminara el día. Nuestro gobierno no valora el hecho de que “si uno gana, todos ganamos”, mientras nuestros representantes políticos engordan sus bolsillo, un empresario cierra las puertas de sus sueños, perdiendo sus anhelos y los de sus empleados, dejándolos sin trabajo y sin resguardo, creando un caos en la sociedad y en el seno de cada una de las familias de los trabajadores, victimas de estas políticas gubernamentales. Acarreando así, crisis económicas y sociales, incrementando el desempleo, la pobreza y la desesperación, de las cuales nunca logramos salir, y como hacerlo si cada vez que ingresa un nuevo participante al juego de la economía el gobierno solo se esmera en derribarlo.