Factores protectores y de riesgo social en relación al consumo de sustancias en adolescentes rurales y urbanos

El consumo problemático de drogas se ha vuelto materia de interés para países del todo el mundo. En la Argentina el consumo de sustancias ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, la edad de inicio se sitúa a los 13 años (SEDRONAR, 2009). Es por esto, que se decidió trabajar en relació...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Benítez, Agustina Natalia
Otros Autores: García, Claudia Silvina .
Formato: Tesis de grado Trabajo final de grado publishedVersion
Lenguaje:Español
Publicado: Facultad de Psicología 2010
Materias:
Acceso en línea:http://bibliotecadigital.uda.edu.ar/224
Aporte de:Biblioteca Digital de la Universidad del Aconcagua (UDA) de Universidad del Aconcagua - Mendoza Ver origen
Descripción
Sumario:El consumo problemático de drogas se ha vuelto materia de interés para países del todo el mundo. En la Argentina el consumo de sustancias ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, la edad de inicio se sitúa a los 13 años (SEDRONAR, 2009). Es por esto, que se decidió trabajar en relación a las conductas de consumo en adolescentes, haciendo conexión con factores de riesgo y factores protectores. La presente investigación tiene como objetivo identificar los principales factores de riesgo social y de protección relacionados con el consumo de drogas que evidencian los adolescentes escolarizados entre 14 y 17 años de zonas rurales y urbanas. Se aplicó el cuestionario “Los factores de riesgo social y los factores de protección relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas” (Botella Navarro, 2000) (adaptación local), a adolescentes entre 14 y 17 años de escuelas rurales y urbanas con un nivel socioeconómico medio. Los resultados obtenidos sugieren que hay algunas diferencias cuantitativas entre los factores protectores y de riesgos que mejor describen a ambas poblaciones y hacen que tengan una seña de identidad propia. Es mayor la presión de grupo que reciben los adolescentes urbanos a diferencia de los rurales. La edad de inicio del consumo de alcohol se sitúa para los adolescentes urbanos entre los 11 y los 13 años mientras que para los rurales el inicio se da entre los 14 y los 16 años.