Crisis económica 2001 en tres facetas: antes, durante y después de la caida

La situación económica y ocupacional del país parece haber cambiado en los últimos años. El período de crecimiento ocurrido tras la salida de la crisis 2001-2002 estuvo acompañado por una expansión en la demanda de empleo, una recuperación del consumo y una caída en los niveles de pobreza e indigenc...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Ruiz Llaver, Gonzalo
Otros Autores: López, Mario
Formato: informe técnico report
Lenguaje:Español
Publicado: Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas 2009
Materias:
Acceso en línea:http://bibliotecadigital.uda.edu.ar/144
Aporte de:Biblioteca Digital de la Universidad del Aconcagua (UDA) de Universidad del Aconcagua - Mendoza Ver origen
Descripción
Sumario:La situación económica y ocupacional del país parece haber cambiado en los últimos años. El período de crecimiento ocurrido tras la salida de la crisis 2001-2002 estuvo acompañado por una expansión en la demanda de empleo, una recuperación del consumo y una caída en los niveles de pobreza e indigencia, medidas en términos de ingresos. Los datos agregados sobre la caída del desempleo y la recuperación de las remuneraciones laborales resultan altamente positivos. Después del primer impacto regresivo que produjo la crisis –durante 2002-, la introducción de medidas macroeconómicas basadas en un tipo de cambio alto, superávit fiscal y controles inflacionarios, en un contexto de precios internacionales favorables para los productos de exportación, se expresó en un crecimiento continuado de producto bruto interno y del empleo durante el período 2003-2006. Esta reactivación impactó en forma directa sobre el empleo, aumentando la demanda en términos absolutos y haciendo caer –a partir de 2003- las tasas de desocupación y subocupación. En este sentido, las actuales condiciones macroeconómicas y político-institucionales generadas con la salida del régimen de convertibilidad, y la ulterior reactivación económica (2003-2006), constituyen un escenario relevante para analizar la capacidad del capitalismo argentino de absorber, bajo un mercado de trabajo formal y socialmente integrado, a un extenso reservorio de sectores excedentes y marginados de la fuerza de trabajo.