El nombre del padre en la sociedad posmoderna : el sujeto y la ley

Los sujetos nos humanizamos en la cultura (punto insoslayable de su constitución). Del otro recibimos no solo el alimento, sino también el odio, el amor, nuestros preceptos morales y nuestros valores. Las marcas del otro están inscriptas en todos y cada uno de los sujetos. El orden simbólico nos pre...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Merlino, María Candela
Otros Autores: Segura, María del Carmen .
Formato: Tesis de grado Trabajo final de grado publishedVersion
Lenguaje:Español
Publicado: Facultad de Psicología 2010
Materias:
Acceso en línea:http://bibliotecadigital.uda.edu.ar/107
Aporte de:Biblioteca Digital de la Universidad del Aconcagua (UDA) de Universidad del Aconcagua - Mendoza Ver origen
Descripción
Sumario:Los sujetos nos humanizamos en la cultura (punto insoslayable de su constitución). Del otro recibimos no solo el alimento, sino también el odio, el amor, nuestros preceptos morales y nuestros valores. Las marcas del otro están inscriptas en todos y cada uno de los sujetos. El orden simbólico nos precede, está antes del momento cero del origen del sujeto y por lo tanto lo aliena antes de nacer. A partir de ese instante se es un sujeto barrado. La legalidad introducida desde el origen en cada caso, es la ley del “no todo”, que determina los alcances y limitaciones del sujeto. Pero si el orden de lo simbólico nos preexiste, ¿por qué hace falta el padre?, porque éste como tal, es el representante original de la autoridad de la ley y cuando no actúa el Nombre del Padre se hace caso omiso a la autoridad que transmite. La entrada o no de la autoridad de la Ley da origen a las distintas estructuras. La época en la cual transcurre nuestra existencia se ve definida por los diversos cambios socioculturales y el avance científico tecnológico, los cuales han dado origen a una sociedad violenta. En base a esto, se abre el interrogante acerca de cómo se da la función del padre en la sociedad posmoderna.