LA TOLERANCIA COMO MODELO DE INTEGRACIÓN DEMOCRÁTICA

El concepto de ‘tolerancia’ y su cometido en la sociedad multicultural se ha convertido en centro de debate en la filosofía política contemporánea: frente a algunos autores más cercanos al liberalismo político, que reclaman la necesidad urgente de tolerancia en el seno de la sociedad plural, se alza...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Tejedor de la Iglesia, César; licenciado en filosofía por la Universidad de Salamanca
Formato: Artículo publishedVersion Artículo revisado por pares Análisis
Lenguaje:Español
Publicado: Universidad Nacional de Colombia 2013
Materias:
Acceso en línea:http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/peju/article/view/38622
http://biblioteca.clacso.edu.ar/gsdl/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=co/co-013&d=article38622oai
Aporte de:Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales (CLACSO) de Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Ver origen
Descripción
Sumario:El concepto de ‘tolerancia’ y su cometido en la sociedad multicultural se ha convertido en centro de debate en la filosofía política contemporánea: frente a algunos autores más cercanos al liberalismo político, que reclaman la necesidad urgente de tolerancia en el seno de la sociedad plural, se alzan con virulencia las voces de otros más cercanos al comunitarismo –entre los que se cuentan no pocos pensadores latinoamericanos– que pretenden desterrar la noción de la teoría política para dar paso a la del reconocimiento efectivo de derechos. En este trabajo trataremos de restaurar el genuino sentido de la tolerancia liberal como modelo de integración democrática, capaz de responder a los retos que se presentan no solo en el ámbito latinoamericano, sino también en las relaciones entre Europa y América. Veremos hasta qué punto el proyecto comunitarista de reconocimiento de derechos resulta insuficiente al lado de una tolerancia liberal que se deriva directamente de la defensa de los derechos humanos. Intentaremos rehabilitar el concepto de tolerancia en la realidad latinoamericana como una virtud pública que no tiene nada que ver con propósitos represivos impuestos por un “centro hegemónico”, sino que más bien conlleva unas exigencias tanto a Europa como a América Latina, fundadas en la consideración práctica de los derechos humanos, que hacen de ella una verdadera vía de integración en el proceso democrático.