Madres e hijas maltratadas: la transmisión intergeneracional de la violencia doméstica en el Perú

La violencia doméstica es un grave problema social con serias consecuencias sobre el bienestar emocional, físico y económico de la mujer y sus hijos. Diversos estudios en los campos de la psicología y la sociología plantean que su existencia persiste a lo largo de varias generaciones en una misma fa...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Mora, César - Autor/a
Formato: Text publishedVersion Doc. de trabajo / Informes
Lenguaje:Spa
Publicado: Grupo de Análisis para el Desarrollo 2017
Materias:
Acceso en línea:http://biblioteca.clacso.edu.ar/gsdl/collect/pe/pe-008/index/assoc/D13046.dir/AI9.pdf
Aporte de:Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales (CLACSO) de Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Ver origen
Descripción
Sumario:La violencia doméstica es un grave problema social con serias consecuencias sobre el bienestar emocional, físico y económico de la mujer y sus hijos. Diversos estudios en los campos de la psicología y la sociología plantean que su existencia persiste a lo largo de varias generaciones en una misma familia. Así, las víctimas que conviven en hogares violentos desde su infancia, ven limitadas sus posibilidades de desarrollo personal a lo largo de su vida y las de su descendencia. Sobre la base de la investigación de Ribero y Sánchez (2005), para el caso colombiano, este estudio revisó empíricamente el presente planteamiento a partir de un análisis de regresión de probabilidad controlado por una serie de variables asociadas a las características personales, culturales y del entorno de residencia de la encuestada. Se encontró que el hecho de haber vivido en un hogar materno violento durante la infancia y adolescencia es un determinante importante de la violencia en la vida marital, lo que constituye un escenario de transmisión intergeneracional de la violencia doméstica: las mujeres de hogares en los que ella y su madre eran agredidas tienen un 66% de probabilidades de sufrir algún tipo de maltrato por parte de su pareja, mientras que aquellas de hogares pacíficos alcanzan un 38%. Este efecto es especialmente considerable para las mujeres de cohortes más antiguas y con limitado acceso a la información en su ámbito de residencia. Esa realidad conduce a reconocer la necesidad de reforzar las intervenciones de prevención basadas en la promoción de los derechos de la mujer con un enfoque que considere estas características particulares y permita romper con estereotipos sobre los roles de género en la familia y sociedad y, junto con ello, fortalecer las redes de protección social.