La democracia y los ciudadanos

Cayo Marcio, Coriolano, el legendario general romano que venció a los volscos y ayudó a expulsar al último de los tarquinos, fue condenado por el pueblo al destierro perpetuo, con todo y los servicios que había prestado a la república. Se hizo acreedor a esta condena, en especial, por ser partidario...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: Flores Rentería, Joel - Autor/a, García Jurado, Roberto - Autor/a, Tejeda, José Luis - Autor/a, Ávalos Tenorio, Gerardo - Autor/a, Meza González, Javier - Autor/a, Flores Rentería, Joel - Compilador/a o Editor/a, García Jurado, Roberto - Compilador/a o Editor/a, Sáinz, Luis Ignacio - Autor/a, Alvide, Gilberto - Autor/a, Bracho, Julio - Autor/a
Formato: Text draft Libro
Lenguaje:Spa
Publicado: Universidad Autónoma Metropolitana. Unidad Xochimilco 2017
Materias:
Acceso en línea:http://biblioteca.clacso.edu.ar/gsdl/collect/mx/mx-024/index/assoc/D12807.dir/pdf_446.pdf
Aporte de:Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales (CLACSO) de Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Ver origen
Descripción
Sumario:Cayo Marcio, Coriolano, el legendario general romano que venció a los volscos y ayudó a expulsar al último de los tarquinos, fue condenado por el pueblo al destierro perpetuo, con todo y los servicios que había prestado a la república. Se hizo acreedor a esta condena, en especial, por ser partidario de los patricios y no mostrarse condescendiente con la plebe. Coriolano, nieto del también épico Numa Pompilio, segundo rey de Roma, consideraba humillante, para un patricio como él, la naciente institución romana que obligaba a los patricios a obtener los sufragios de la plebe para ser nombrados cónsules; por esa razón, y a pesar de que aspiraba a dicho cargo, prefirió renunciar a sus pretensiones antes que inclinarse frente a la multitud, lo cual no sólo le cerró el camino a la magistratura sino que lo condujo al destierro.