Una divinidad y … ¿Cuántos credos? Programa Puerta Uno 77

México, país que históricamente se ha distinguido por la hegemónica presencia del catolicismo, ha dado cuenta de un pluralismo religioso en ascenso. Ante esta diversificación de credos, la laicidad se anuncia como el único medio posible para garantizar la libertad de creencias y el respeto a la dive...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: López Salas, Jesús - Entrevistado/a, Regalado Pinedo, Aristarco - Conductor/a, Gómez Zamudio, Ramón - Conductor/a, Torre, Reneé de la - Entrevistado/a
Formato: Sound draft Multimedia - Audio
Lenguaje:Spa
Publicado: Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, CUCSH/UDG 2015
Materias:
Acceso en línea:http://biblioteca.clacso.edu.ar/gsdl/collect/mx/mx-021/index/assoc/D10581.dir/puerta1prog77.mp3
Aporte de:Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales (CLACSO) de Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Ver origen
Descripción
Sumario:México, país que históricamente se ha distinguido por la hegemónica presencia del catolicismo, ha dado cuenta de un pluralismo religioso en ascenso. Ante esta diversificación de credos, la laicidad se anuncia como el único medio posible para garantizar la libertad de creencias y el respeto a la diversidad… ¿Pero cómo entender esto? En la mesa de discusión participan el Maestro Jesús López Salas, filósofo, y a la Dra. Renée de la Torre, antropóloga; ambos estudiosos de los modos diversos que tiene la sociedad de relacionarse con el Estado y de entenderse frente a otras religiones. Nuestros invitados afirman que un Estado laico, entendido en el marco de un Estado liberal, es aquel que se mantiene neutral respecto a las creencias de cualquier tipo, incluyendo las religiosas: cada individuo puede creer lo que quiera siempre y cuando no impida la libertad de otro. Pero el riesgo latente en todo credo religioso es creer que es el único, verdadero y universal, y por lo tanto procurar que todos los demás miembros de la sociedad compartan sus creencias. Ahí es donde la regulación del Estado, a través de un marco jurídico , debe anticiparse a fin de evitar que se ocasione un conflicto.