Aníbal : un cuerpo sacrificial en un circuito de muerte institucional

En 1993, la muerte dramática de Aníbal, en el contexto de una intervención inter-institucional, indujo a reflexionar críticamente sobre el papel de la interpretación; sobre sus límites y perspectivas para la misma desde la Antropología y el Trabajo Social. Las implicaciones teórico-metodológi...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: Pereyra, Alejandra María, Machado, Marcela López
Formato: article artículo publishedVersion
Lenguaje:Español
Publicado: Escuela de Trabajo Social. Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Universidad Nacional de Rosario 2017
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/2133/8748
http://hdl.handle.net/2133/8748
Aporte de:Repositorio Hipermedial de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) de Universidad Nacional de Rosario Ver origen
Descripción
Sumario:En 1993, la muerte dramática de Aníbal, en el contexto de una intervención inter-institucional, indujo a reflexionar críticamente sobre el papel de la interpretación; sobre sus límites y perspectivas para la misma desde la Antropología y el Trabajo Social. Las implicaciones teórico-metodológicas de la interpretación –que mediatiza toda práctica de intervención– nos orientó a un recorrido a través de los procedimientos que actúan constituyendo un problema (en este caso el representado por Aníbal) para los discursos jurídicos, médicos, psiquiátricos, de los psicólogos y trabajadores sociales que trataron con él; más los familiares que lo marcaron de modo categórico. Más que un “problema”, el caso de Aníbal representó la construcción de una subjetividad dentro de un circuito institucional en que su cuerpo fue “un cuerpo sacrificial”. La dimensión simbólica que adquieren estos discursos entrelazados, forman una trama en que su muerte adquiere una densidad muy significativa. Este es el eje de nuestra revisión actual del caso de Aníbal que pone en jaque la complicidad de las diversas prácticas y discursos intervinientes, en tanto ellos los anticipa, liminarizándolo, su muerte en un circuito institucional. Avanzamos con ello en la profundización y ampliación del concepto de “violencia institucional”