Por una ciencia política enriquecida

La ciencia política no puede mantener sin más su disposición positivista ni su pretendida neutralidad. Por el contrario, requiere “contaminarse” de filosofía política para dar cuenta de la democracia, y para concebir lo político como horizonte de sentido social.

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Molina, Esteban
Formato: Artículo Artículo artículo publishedVersion
Lenguaje:Español
Publicado: Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario 2010
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/2133/1464
http://hdl.handle.net/2133/1464
Aporte de:Repositorio Hipermedial de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) de Universidad Nacional de Rosario Ver origen
Descripción
Sumario:La ciencia política no puede mantener sin más su disposición positivista ni su pretendida neutralidad. Por el contrario, requiere “contaminarse” de filosofía política para dar cuenta de la democracia, y para concebir lo político como horizonte de sentido social.