Estrés calórico en vacas Holando Argerntino

La combinación de altas temperaturas y humedad, características de nuestra región, afectan la producción lechera ya que los rumiantes son homeotermos con escaso margen para mantener la temperatura corporal dentro del rango fisiológico normal. Las olas de calor provocan un agotamiento crónico por...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Tolini, María Fernanda
Otros Autores: Muñoz, Griselda
Formato: masterThesis Tésis de Maestría
Lenguaje:Español
Publicado: 2019
Materias:
ITH
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/2133/14264
http://hdl.handle.net/2133/14264
Aporte de:Repositorio Hipermedial de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) de Universidad Nacional de Rosario Ver origen
Descripción
Sumario:La combinación de altas temperaturas y humedad, características de nuestra región, afectan la producción lechera ya que los rumiantes son homeotermos con escaso margen para mantener la temperatura corporal dentro del rango fisiológico normal. Las olas de calor provocan un agotamiento crónico por la falta de confort y escasas posibilidades de recuperarse. El índice de temperatura y humedad (ITH) puede ser utilizado como un indicador de estrés térmico. Los glucocorticoides, liberados en situaciones de estrés inducen cambios en los mecanismos inmunomoduladores que afectan el bienestar animal. El objetivo de la presente investigación fue evaluar los efectos que tiene el estrés calórico sobre los glóbulos blancos en respuesta a la liberación de cortisol plasmático en bovinos productores de leche. El estudio se realizó en el Módulo Tambo de la Facultad de Ciencias Agrarias, situado en la localidad de Zavalla (33°1′S, 60°53′O) durante el período 2013- 2014. Se utilizaron 30 vacas de la raza Holando Argentino, pertenecientes al grupo de vacas en ordeñe de segunda y tercera lactancia. Las muestras fueron tomadas en primavera (ausencia de olas de calor) y verano (presencia de olas de calor), durante el ordeño de la mañana y de la tarde. Se utilizó un método de radioinmunoanálisis para dosar cortisol; un contador hematológico, para determinar la cantidad total de glóbulos blancos, y la coloración de May Grünwald and Giemsa para determinar la cantidad de neutrófilos y linfocitos. El análisis de los parámetros evaluados, arrojó un moderado aumento del ITH en las tardes de verano, en coincidencia con un aumento significativo de los niveles de cortisol, una disminución en el número de linfocitos y un aumento en el número de neutrófilos, visualizándose un aumento significativo en la relación Neutrófilos/Linfocitos en las mañanas y las tardes en ambas estaciones. Se concluye que el estrés calórico, medido a través del ITH, modifica los glóbulos blancos, efecto que podría atribuirse al aumento del cortisol plasmático, el cual aumenta por la activación del Eje Hipotálamo Hipofisiario Adrenal.