Generando parentescos en tiempo de COVID

Desde que se publicó Seguir con el problema. Generar parentesco en el Chthuluceno (2016), la filósofa Donna Haraway insiste con que debemos construir parentescos. Esta invitación viene con otra advertencia: generen parientes, no bebés, es decir, salirse del relato de la reproducción heteronormativa,...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores principales: Torrano, María Andrea, Fischetti, Natalia Beatriz
Formato: article
Lenguaje:Español
Publicado: 2021
Materias:
Acceso en línea:https://colectivamateria.wixsite.com/cuadmaterialistas/6
http://hdl.handle.net/11086/19375
Aporte de:Repositorio Digital Universitario (UNC) de Universidad Nacional de Córdoba Ver origen
Descripción
Sumario:Desde que se publicó Seguir con el problema. Generar parentesco en el Chthuluceno (2016), la filósofa Donna Haraway insiste con que debemos construir parentescos. Esta invitación viene con otra advertencia: generen parientes, no bebés, es decir, salirse del relato de la reproducción heteronormativa, de los géneros convencionales y el excepcionalismo humano para producir la simpoiesis, para hacer-con y devenir-con una nidada variopinta de otros terráqueos (Haraway, 2019: 210). Crear parentescos implica trastocar los lazos de sangre dados por los parentescos elegidos. Parentescos que son una suerte de composición, un compostaje, entre humanos y no humanos. El tiempo presente, signado por el COVID, nos enfrenta una vez más a asumir la responsabilidad que tenemos con el mundo. La trama de lo viviente: humanos, máquinas, animales y microorganismos, nos impulsa a construir parentescos en un mundo dañado. La tarea ético-política es devenir-con, pensar-con, hacer-con, sentir-con para la supervivencia en la tierra.